La primera vez que escuché acerca de criptomonedas y su potencial de inversión, fue mientras visitaba a un amigo a principios de este año. De entrada era muy escéptico, no quería entrar de lleno sin antes hacer una pequeña investigación. La verdad es que me tomó algo de tiempo antes de sentirme lo suficientemente cómodo como para comprar Bitcoin.

Fue emocionante ver como mi dinero ganaba un poco de interés, pero también fue un tanto decepcionante calcular cuánto necesitaría crecer antes de poder ver un retorno de inversión viable; debido a que la plataforma de inversión que había elegido, cobraba muy altas comisiones por las transacciones. Terminé retirando mi inversión de Bitcoins con un pequeño beneficio, y asegurandome que nunca volvería a tocarlo. Creía que mis días de criptomonedas habían terminado, pero estaba equivocado.

Más tarde, un amigo llamado Jeffrey me presentó a PIVX, una moneda con menos intervención de intermediarios, pero sobretodo más simplicidad, y con la ventaja de que podría aceptarlo como opción de pago en mi negocio. Aceptar criptomoneda abrió la vía a una nueva generación de clientes, al mismo tiempo que recibía el valor de mis ventas, tenía el beneficio adicional de un potencial de retorno de mi inversión. Las transacciones son rápidas y eficientes; es tan fácil como que alguien tome una fotografía a la pantalla de tu teléfono. Puedo hacer una copia de seguridad de mi monedero PIVX, que solamente yo puedo abrir (se requiere contraseña). No hay tarifas mensuales por administración, como en la banca tradicional y las tarifas para hacer transferencias son muy bajas.

La capitalización de mercado de PIVX, en el momento de escribir este documento, es de $282,099,099 USD y habla por sí mismo; muchas personas ven potencial en la plataforma.

A diferencia de Bitcoin, no solo habrá 21 millones de monedas; se generan mas monedas nuevas en función de la cantidad de la participación (una cantidad predeterminada de fondos reservados, a discreción del individuo). No hay obligación de retención de capital, y puede retirarse siempre que se desee, pero al retenerlo, podemos contribuir con este vasto grupo de personas con ideas afines que tenemos una forma de moneda sostenida y que sigue creciendo, superando con creces al Bitcoin.

A medida que vemos hacia el futuro, donde la criptomoneda se convertirá en una forma de pago más ampliamente aceptada, preferiría quedarme con lo que sé y en lo que yo confío y PIVX sería mi primera opción.

 

PIVX llegó para quedarse.

Stephen.