By @RyanInSiam

Pareciera que fue hace ya una década que escuché sobre Bitcoin, gracias a unos amigos mios. Inicialmente, solo tenía curiosidad, pero no invertí tiempo alguno leyendo sobre Bitcoin y ni siquiera pensé en invertir en ese momento. En los siguientes años, comencé a escuchar más y más sobre Bitcoin y, finalmente, escuché sobre las misteriosas “criptomonedas”. No fue sino hasta mediados de 2016 que finalmente tuve la curiosidad de comprar mi primer BTC a través de un exchange en mi país, lo que hizo que el proceso fuera muy fácil.

A través de este exchange, realicé intercambios durante varios meses, principalmente probando y aprendiendo cómo “funcionaban” las criptomonedas. La mayor parte de todo esto lo hice yo solo, con poca ayuda o guía externa, y a través de muchas pruebas y errores. Como puedes imaginar, ¡eso significó muchas y muchas pérdidas!

Siendo un completo novato, pasé por el sitio web de PIVX, decidí que me parecía un buen proyecto y (por recomendación de mi amigo) decidí comprar. Para aquellos que estuvieron en la escena PIVX a principios de 2017, recordarán que fue un salvaje paseo. En las semanas siguientes, vivimos mucha emoción cuando nos acercamos a “1 USD”, vimos algunos retrocesos y vimos cómo la montaña rusa hacía lo suyo. ¡Sabíamos muy poco de lo que vendría el año siguiente!

Una y otra vez, mi entonces prometida me dijo que vendiera todo y que retirara el dinero. Mis amigos también me dijeron que vendiera. Sin embargo, durante las muchas semanas y meses que siguieron, llegué a ver a PIVX como algo más que solo “dinero rápido”. Después de la emoción inicial a medida que nos acercabamos y superábamos el umbral de “1 USD”, pasé más tiempo leyendo el sitio web de PIVX y eventualmente llegué al Slack de PIVX. Me conecté rápidamente con miembros muy activos, aprendí muchísimas cosas e incluso fui invitado a participar en el manejo de cuentas de redes sociales de PIVX (como en Twitter). Chispas, un miembro del Slack de PIVX incluso se ofreció a enviarme una camiseta púrpura, que por cierto aún tengo.

Aunque no puedo decir que haya pasado mucho tiempo con todas las otras cripto comunidades, fue fácil ver desde el principio que el Equipo Púrpura (como cariñosamente llamo a todos aquí) era radicalmente diferente de la mayoría de los otros proyectos en el mercado, tanto entonces como ahora. PIVX era y debe ser una criptomoneda que se use en la vida real. La comunidad que rodea el proyecto está ansiosa y entusiasmada, y parece que siempre hay energía ilimitada para alcanzar los objetivos que nos proponemos. Si miramos nuestra plan de trabajo incluso ahora, nadie puede dudar de lo mucho que hemos logrado todos juntos en tan poco tiempo, ¡y tanto el proyecto y la comunidad continúan creciendo!

Bueno ya, ¡basta de halagos! Poco después de mi inversión y contacto inicial con la comunidad Slack, rápidamente decidí hacer de PIVX la piedra angular de los ahorros de mi boda. ¡Esa ha sido una de las mejores decisiones que he tomado! Si bien utilicé algunos PIVX para comercializar, predominantemente compré PIV a buenos precios, guardé las monedas en mi monedero e ¡hice Stake! Hubo bastantes problemas en el camino con los precios, problemas de staking (como cortes de energía, fallas en la computadora, etc.), y otras cosas, pero mi entusiasmo por PIVX y la confianza en el proyecto nunca disminuyeron.

Naturalmente, he tenido que vender algunos PIV previos a nuestra boda en julio de 2018, pero también hemos guardado una buena parte. Además de no poder llevar a cero nuestro monedero, ambos preferimos gastar de nuestros ahorros fijos que los originalmente planeamos y luego saber que teníamos PIVX para usar al regresar a casa después de nuestra boda y luna de miel. Por lo tanto, PIVX ayudó no solo a financiar nuestra boda, si no a brindarnos una gran confianza en nuestras futuras finanzas. Ambos sabemos que PIVX es tan fácil de comprar y vender, y siempre está disponible para nosotros día y noche.

Mirando hacia el pasado, no hubiera cambiado nada (¡excepto tal vez el vender un poco más durante diciembre de 2017! jejejeje). Mi esposa, que no es tan versada en las criptomonedas, sabe que PIVX es en gran parte responsable de financiar nuestra boda y está ansiosa por que continuemos apoyando el proyecto. A medida que pasen los meses y los años, espero que ella y muchos otros aprendan más y más sobre PIVX y que todos podamos trabajar juntos para dar más usos reales a nuestro querido PIVX. ¡Ah, y espero poder conseguirle a mi esposa una camiseta púrpura para hacer el juego!

En conclusión, a todos los que nos hemos reunido en Equipo Púrpura, les agradecemos sinceramente la ayuda, el apoyo y la amistad durante este último año y medio. Ha sido un paseo salvaje, ¡pero no podríamos haberlo hecho sin todos ustedes! ¡Keep it purple, people!