Por Robert DeVoe

Las criptomonedas tiene un problema muy serio. Todos los días, redes como Bitcoin y Litecoin se vuelven cada vez más centralizadas. Las operaciones de minería que consumen electricidad a un nivel industrial han puesto el poder de controlar las redes en las manos de sólo unos cuantos. Los mineros individuales tienen que concentrarse en los “pools de minería” para poder redituar ganancias, sin embargo los pools de minería son en sí mismos formas de forzar a la centralización de la red.

La centralización genera vulnerabilidades masivas y mayores riesgos de ataques a la red. La minería se está convirtiendo rápidamente en un problema más que una solución, e incluso los pilares de la comunidad se están expresando en contra de ella. Una criptomoneda está trabajando duro para ofrecer una solución real a todos estos problemas. Ese proyecto es PIVX.

En este artículo daremos un vistazo a algunos de los mayores riesgos a los que enfrentan las criptomonedas como el Bitcoin, y cómo el equipo detrás de PIVX ha presentado soluciones innovadoras para todos esos problemas.

 

La minería de Bitcoin usa demasiada energía

Es posible que hayas escuchado este argumento con anterioridad, pero la minería de Bitcoin está consumiendo un porcentaje cada vez mayor de la energía mundial. Las estimaciones de hoy sugieren que las operaciones mineras ahora consumen tanta o más electricidad que toda Dinamarca.

Esto se debe a que la minería de Bitcoin se lleva a cabo ejecutando computadoras de minería hambrientas de energía las 24 horas del día, los siete días de la semana. Cada dispositivo individual, como por ejemplo el “Bitmain S9” consume un flujo constante de más de 1400W de electricidad.

La mayor parte de la cripto-minería de hoy se realiza mediante operaciones masivas a escala industrial. Un destino popular para tales operaciones es Islandia. El gobierno de Islandia ya advirtió que se están quedando sin recursos para alimentar la demanda interminable de más energía para las operaciones cripto-mineras. De hecho, han declarado que si permitieran que cada inversor o empresa que deseaba iniciar dicha operación lo hiciera, serían totalmente incapaces de satisfacer la demanda de energía necesaria.

Entonces, ¿cuál es la solución para este consumo de energía descontrolado? Pues bien PIVX no usa la minería en absoluto. En cambio, usa una versión avanzada de lo que se llama “prueba de participación” (proof-of-stake). Básicamente hablando, en lugar de ejecutar operaciones cripto-mineras de uso intensivo de energía, cualquiera puede comprar y mantener unidades de PIVX y obtener una recompensa por hacerlo. Esto se debe a que cuando un usuario posee PIV en un monedero conectado a internet, su computadora se mantendrá continuamente actualizada con la red y ayudará a propagar transacciones y actualizaciones.

Con PIVX, los bloques ocurren cada minuto. En cada bloque, se otorga una recompensa de criptomonedas al “staker” ganador, un sorteo que se realiza al estilo de una lotería al azar para ese bloque. Este tipo de “minería” es preferible a la minería de prueba de trabajo de tipo Bitcoin porque no requiere más energía que simplemente dejar la computadora encendida. Tampoco requiere ningún hardware especializado costoso (y rápidamente obsoleto).

En pocas palabras, PIVX nunca tendrá una crisis de energía porque nunca necesitará mucha energía. Las estimaciones sitúan las necesidades de energía de toda la red en torno a una sola turbina eólica.

 

El fantasma de Bitmain y el hombre detrás de él

Otra ubicación popular para las operaciones mineras de Bitcoin a gran escala es China. Esto se debe a que la mayoría del hardware de minería de hoy en día se fabrica en China. También hay varios territorios dentro del país que tienen costos de energía e infraestructura relativamente baratos.

La mayor de estas operaciones corre a cargo del mayor fabricante de hardware de cripto-minería del mundo, Bitmain. Bitmain no solo fabrica el hardware de minería que ejecutan la mayoría de la red, sino que también ha creado granjas de minería dentro de cavernas con decenas de miles de máquinas.

En respuesta a esto, el copropietario de bitcoin.org y bitcointalk.org conocido como Cøbra publicó un documento que describe sus preocupaciones sobre la centralización de la minería de Bitcoin y los riesgos que él siente que Bitmain representa. Cøbra escribió:

“Cada vez más hashrate de la red comienza a concentrarse en las manos de un solo hombre [Jihan Wu] y su compañía [Bitmain]. La seguridad de nuestra red depende esencialmente de que actúen de manera honorable y de que estemos preparados para responder a ella. Se vuelven más y más poderosos cada día “.

Además, Cøbra advierte sobre posibles implicaciones políticas diciendo: “[Bitmain] está en una posición en la que el gobierno Chino puede tomar el control de sus equipos en cualquier momento; algo que sin duda harán si Bitcoin crece lo suficiente como para permitirles usar el control del hashrate para impulsar una agenda geopolítica China”.

Debido a la forma en que PIVX fue diseñado y el hecho de que simplemente no necesita miles de costosas computadoras de minería para ejecutar su red, este tipo de problema nunca puede ocurrir. El modelo de prueba de participación significa que cualquier persona con hardware de nivel de consumidor y algunas unidades de PIV pueden participar en la red. Esto lleva a una descentralización real y crea una resistencia mucho más fuerte a los ataques ya que no existe un punto único al cual atacar.

Con PIVX, es imposible que una persona o una compañía domine la red. Esto se debe al diseño de la red, ya que requeriría una mayoría masiva de casi todas las unidades de PIV disponibles en un solo individuo (¡casi el 99% del suministro!) Y eso simplemente no es factible.

 

La minería ASIC conduce a la centralización

Para aquellas criptomonedas que tienen la suerte (o la mala suerte) de tener mineros ASIC, la centralización de la minería de la prueba de trabajo (proof-of-work) parece ser inevitable. Hoy, la minería de Bitcoin se realiza casi exclusivamente por entidades centralizadas. Estas entidades incluyen grandes operaciones mineras, así como grupos de minería que conglomeran los recursos de muchos pequeños mineros en una sola entidad minera.

Si bien el tema de la centralización minera puede ser controvertido para algunos, es una verdad simple que cuanto más centralizado se vuelve algo, más fácil es cerrarlo. Los servicios centralizados también son mucho más vulnerables a los ataques, como el clásico ataque del 51% del que los expertos han estado advirtiendo durante años.

La popular criptomoneda Dash se enfrenta justo ahora a una amenaza como esta. De acuerdo con el operador de grupo de minería P2Pool Mining, alrededor del 50% de todos los bloques en el blockchain están siendo explotados en un solo grupo propiedad de Bitmain. Si bien el proveedor del grupo es cuidadoso con su lenguaje, sugieren en términos inequívocos que tener el control de la red por la minería es peligroso.

En la declaración de P2Pool Mining, sugieren que el problema comenzó a desarrollarse poco después del lanzamiento del minero X11 ASIC de Bitmain, compatible con Dash fuera lanzado. Específicamente, el Antminer D3.

La centralización de la cripto-minería puede ser un problema tal que algunas criptomonedas basadas en la prueba de trabajo tienen mucho cuidado en ello al diseñar sus redes para que sean resistentes a ASIC, o incluso a prueba ASIC. Pero dados los incentivos económicos suficientes, parece probable que los ASIC puedan desarrollarse incluso para monedas supuestamente diseñadas para resistirlos.

Litecoin, por ejemplo, fue diseñado para usar el algoritmo Scrypt para que los ASIC de Bitcoin no pudieran extraerlo. Sin embargo, Bitmain finalmente desarrolló un minero ASIC compatible con Scrypt, el Antminer L3.

Sin embargo, en lo que respecta a PIVX, es verdaderamente inmune a la interferencia de los dispositivos de minería ASIC. También es esencialmente inmune a un ataque de “51%”. Tal ataque en PIVX requeriría que una sola entidad para controla casi el 99% de la red.

 

En resumen

Entonces, ¿qué significa todo esto? Las criptomonedas como Bitcoin, Litecoin y Dash se enfrentan a un problema que va en aumento. Eso es, los crecientes costos y el uso de la energía, la centralización de la minería y una compañía que tiene casi el monopolio de casi todos los equipos de minería ASIC.

PIVX fue creado con algunos objetivos en mente. Uno de los objetivos más importantes entre ellos era crear una red de criptomonedas que estuviera distribuida al máximo, descentralizada y, en consecuencia, lo más segura posible ante los ataques. En el último año, el equipo de PIVX incluso ha agregado algunas características de privacidad importantes. Esto lo pone a la par de otras monedas de anónimas, y en muchas maneras incluso las supera. No solo eso, sino que PIVX es la única criptomoneda que actualmente tiene características de privacidad tanto serias como seguras, así como “minería” de prueba de participación.2018 va a ser un gran año para PIVX, ya que se esperan decenas de nuevas funciones. Mientras Bitcoin y otras criptomonedas todavía intentan actuar juntos y resolver viejos problemas, PIVX se lanzará hacia lo que sin dudas será una de las tecnologías de criptomonedas más avanzadas del mercado.