Para esta edición de PIVXProse, quiero alejarme por completo de noticias sobre el próximo lanzamiento de la wallet 4.0 y sumergirme en un tema que básicamente es, la esencia de PIVX. Comencemos, PIVX es una criptomoneda de Proof-of-Stake o Prueba de Participación (también conocida como “PoS”). Gran parte de nuestro discurso ha sido sobre nuestras características de privacidad, que de hecho es uno de los pilares centrales en los que basamos nuestra moneda. Sin embargo, esa privacidad es impulsada por el Proof-of-Stake.

Existen excelentes definiciones en internet de lo que es el Proof-of-Stake, y van desde lo muy simple, hasta lo extremadamente técnico. Por esa razón, no voy a entrar detalles sobre el significado de Proof-of-Stake y supondré que al menos tienes una idea general de tema. Y a cambio, quiero hablar sobre algunos de los argumentos más comunes en contra del Proof-of-Stake y que siempre han existido.

Específicamente, quiero abordar el argumento de que el Proof-of-Stake conduce a una inevitable centralización de los recursos, una élite rica que está tirando de los hilos del sistema y que es peor que la prueba de trabajo en términos de centralización.

“El Proof-of-Stake es Malo”

Existen muchas variantes diferentes, pero repasemos algunas de las características clave de un típico argumento anti PoS.

Como todos sabemos, Proof-of-Stake recompensa a los poseedores de monedas por mantener sus monedas. Cuantas más monedas tenga un titular, más posibilidades tiene de ganar una recompensa de “staking”. El argumento anti-PoS establece que debido a esto, inevitablemente habrá un pequeño grupo de individuos ultra-ricos que participarán repetidamente y reclamarán prácticamente todas las recompensas de staking para ellos mismos. Esto conducirá a un pequeño grupo de ultra ricos que continuarán enriqueciéndose a medida que engullen bloque tras bloque de recompensas. Este ciclo se refuerza a sí mismo a medida que los ultra ricos se vuelven aún más capaces de hacer staking a medida que sus bolsillos se vuelven cada vez más pesados con más monedas.

Para empeorar las cosas, este argumento afirma que este hipotético pequeño grupo de oligarcas súper ricos podrá ejercer su poder sobre las fuerzas del mercado para cambiar la dirección en la que va el proyecto. Según algunos argumentos, el grupo puede incluso manipular el precio del activo en los mercados abiertos.

El Proof-of-Stake – Los Argumentos 

Comencemos repasando este argumento general parte por parte.

Primero, me gustaría abordar la idea de que el Proof-of-Stake es peor que el Proof-of-Work en términos de centralización del poder.

Para ser un minero exitoso en una criptomoneda como bitcoin, al menos uno debe ser el propietario de un dispositivo de minería ASIC lo suficientemente moderno. Cualquier cosa menos que un ASIC resultará en una pérdida total de tiempo, energía y recursos en nombre del minero.

Actualmente, los dispositivos de minería ASIC suficientemente rápidos solo están disponibles de un pequeño puñado de proveedores, la gran mayoría de los cuales se encuentran en China continental. Esto significa que el suministro de estos dispositivos está estrictamente controlado por un pequeño puñado de corporaciones con fines de lucro. Depende de estas corporaciones determinar cuántos dispositivos están disponibles en el mercado abierto y cuándo estarán disponibles.

Algunas circunstancias sugieren que estas compañías crean hardware nuevo y extremadamente rápido y ejecutan las máquinas durante semanas o meses para obtener un gran rendimiento minero antes de finalmente lanzar los dispositivos al público. Se puede encontrar evidencia de esto antes del primer hard fork de Monero para evitar el lanzamiento de dispositivos ASIC compatibles con Monero. La red vivió una caída masiva en la tasa de hash una vez que el algoritmo fue cambiado a uno que fue diseñado para ser resistente a ASIC. Si los mineros en la red de Monero no estuvieran usando dispositivos ASIC, la caída de la tasa de hash debería haber sido mínima y además debería haberse recuperado rápidamente una vez que los mineros actualizaran sus sistemas al nuevo algoritmo. En lugar de eso, el hard fork causó una caída de más del 80% de la tasa de hash de la red. El hecho de que la tasa de hash bajó tan dramáticamente y no se recuperó es evidencia de que los ASIC ya estaban operando, a pesar de que ninguno de ellos estaba disponible públicamente.

Una de las características clave para ser un minero exitoso es que debes poseer un dispositivo, pero si este dispositivo es vendido por una empresa privada, que además compite contigo para ganar la recompensa del siguiente bloque, termina siendo una tarea muy tonta, o al menos una esta será una pelea en total desventaja donde casi todas las posibilidades están tu contra. Los defensores de Bitcoin se apresurarán a dar el argumento de que la minería de bitcoin es rentable. En algunas circunstancias esto es cierto. Sin embargo, está claro que el mercado de la minería está siendo manipulado y son los fabricantes de dispositivos ASIC los que están haciendo realmente el mayor dinero.

 

¿Quién Realmente Tiene el Control?

Supongamos que has comprado un dispositivo de minería ASIC. Eso es genial, pero desafortunadamente usando un solo dispositivo ASIC, la minería probablemente no arrojará ningún beneficio para ti. A menos, por supuesto, que tengas una suerte increíble y ganes un bloque completo. Pero dado que las probabilidades de que eso suceda son tan bajas, prácticamente todos los mineros de pequeña escala eligen unirse a un pool de minería. No es de extrañarnos que los pools de minería más populares, suelen estar controlados por los propios fabricantes de ASIC.

Pero unirse a un pool de minería para aumentar sus posibilidades de obtener una recompensa no es gratis. Por el contrario, los pool de minería cobran una tarifa de pool. Para tener una posibilidad razonable de obtener una recompensa, no solo necesitas comprar un dispositivo en un mercado manipulado por un monopolio virtual, sino que también debe pagar las tarifas de la compañía para tener la oportunidad de ganar una pequeña porción de la recompensa minera.

Ahora comparemos esto con el Proof-of-Stake. Con la también llamada Prueba de Participación, no hay dispositivos de minería ASIC, ni fabricantes de ASIC, ni pools de minería y sus tarifas de pool. En cambio, con el Proof-of-Stake, cada moneda que posees te da la misma oportunidad de ganar la recompensa del siguiente bloque que una moneda en poder de cualquier otra persona. No hay nada que pueda hacer para que esa moneda sea más propensa al stake. No puedes es posible comprar dispositivo alguno que te haga tener mayores posibilidades. Cada moneda es tan probable como cualquier otra moneda para hacer stake.

Una analogía adecuada para explicar esto, es pensar en cada moneda como un boleto de lotería reutilizable. Con cada bloque, se elige un ganador de entre todas las monedas que están haciendo staking. Lógicamente, mientras más boletos de lotería reutilizables tengas, más probable será que uno de sus boletos sea un ganador. No es necesario pagar ninguna tarifa a nadie para tener una posibilidad razonable de ganar un bloque. De hecho, PIVX ha identificado ocasiones donde una dirección con un solo PIV ha logrado ganar con éxito la recompensa del bloque. Es muy cierto que esto es raro, pero es totalmente posible.

¿Favoreciendo a los Ricos?

La siguiente parte de todo el argumento anti-Proof-of-Stake trata sobre cómo la supuesta “élite ultra-rica” es capaz de acaparar todas las recompensas de bloque debido a sus enormes participaciones. Además, esto lo hace peor e incluso más injusto que la prueba de trabajo y su favoritismo para los mineros a escala industrial y aquellos que controlan los pools de minería.

El punto principal de estos detractores, es que debes tener una gran cantidad de monedas para tener una oportunidad razonable para el stake y los ricos siempre tendrán la ventaja.

Consideremos este argumento por un momento. En la superficie, es cierto que con PoS cuantas más monedas tengas, más probable es que ganes una recompensa del bloque. Sin embargo, este punto de vista es incompleto y carece de algunos principios económicos esenciales que deben tomarse en cuenta.

Supongamos por un momento que un importante banco dice que ha decidido que ya no dará intereses a los titulares de sus cuentas en función de un porcentaje de sus depósitos. En cambio, siempre que tenga una cuenta en este banco y tenga un depósito mínimo de aproximadamente 1 dólar estadounidense, recibirá la misma cantidad de intereses que cualquier otra cuenta, independientemente de cuánto haya en él. Las consecuencias de una decisión tan tonta son obvias. Las personas simplemente crearían cientos o miles de cuentas para sí mismas y cobrarían la cantidad máxima de intereses sobre el depósito mínimo requerido. Esto, por supuesto, es insostenible y completamente ilógico, por lo que nunca sucederá. 

Lo mismo puede decirse de las monedas Proof-of-Work. Es necesario que haya un incentivo para conservar las monedas en orden de ganar una recompensa. De lo contrario, no tendría valor comprar y conservar las monedas adicionales para el staking. Sería simplemente inútil tener más de una unidad de la criptomoneda si uno quisiera ganar recompensas de minería. O más bien, aquellos que buscan el stake simplemente dividirían sus monedas en miles o incluso millones de direcciones para maximizar su retorno. Este tipo de manipulación pondría a la moneda contra la pared y destruiría por completo su valor de mercado.

Además, alentar a las personas a conservar las monedas ayuda a restringir el suministro flotante y puede estabilizar los precios con el tiempo. En general, en PIVX creemos que los mercados estables son mejores que los que se mueven constantemente hacia arriba o hacia abajo. Creemos que proporcionar incentivos lógicos y razonables para mantener PIV es mucho mejor que confiar en un pequeño puñado de compañías con fines de lucro para tener el control total de nuestro suministro de monedas y la distribución de las recompensas del bloque.

Finalmente, desde una perspectiva matemática, lo que al final sucede con los poseedores de PIV a largo plazo es que, sin importar cuántas monedas tengan, terminan recibiendo aproximadamente la misma cantidad de stakes según porcentaje de sus participaciones de staking. Para simplificar, alguien que tenga muchas monedas hará stake con más frecuencia, y alguien que tenga menos monedas hará stake con menos frecuencia.

Sin embargo, en términos generales, esto termina de modo que cada parte sigue ganando aproximadamente la misma cantidad anualmente en promedio. La mayoría de las estimaciones dicen que el staking de PIVX produce un rendimiento anual de entre el 8% y el 10% aproximadamente. Así el staking de 1000 PIV recibirá entre 80 y 100 PIV, y el staking de 100 PIV te dará entre 8 y 10 PIV, entonces el porcentaje de ingreso relativo es aproximadamente el mismo. Creemos que este modelo de distribución es mucho más justo y al mismo tiempo alienta a las personas a tener más PIV en lugar de menos.

Además, la capacidad de hacer stake de cualquier cantidad de PIVX es mucho más justa que apegarse a un modelo puramente basado en masternodes que tiene un requisito mínimo mucho mayor. Las monedas híbridas como Dash que usan prueba de trabajo y masternodes sufren tanto el alto costo como la centralización de la minería ASIC, así como el gran requisito mínimo para ejecutar un masternode. Solo las monedas como PIVX ofrecen una tercera opción: La capacidad de hacer stake cualquier cantidad que permita a los inversores más pequeños seguir compitiendo y tener una posibilidad razonable de ganar recompensas.

 

La Misteriosa y Super Secreta Élite Que Controla Todo

El último argumento que quiero abordar es la idea de que las monedas Proof-of-Stake o Prueba de Participación, terminan teniendo una misteriosa élite gobernante que toma todas las decisiones y tira de todas las cuerdas detrás del escenario. Es fácil entender de dónde viene este argumento, pero es en su mayor parte una fantasía.

Me gustaría usarme a mí mismo como ejemplo. Llegué al proyecto PIVX como una persona normal. No tenía cientos de miles de PIV y ciertamente no me considero rico o poderoso de ninguna manera. Y, sin embargo, pude escalar en la comunidad y liderar la carga de todo tipo de iniciativas para PIVX. He podido ayudar a guiar el proyecto a través de mis acciones y mis propuestas en la DAO. Hice todo esto sin ningún tipo de maniobras financieras extrañas.

He visto el proceso de votación PIVX de primera mano y es muy democrático. Tener un masternode PIVX es algo que cualquier persona que realmente invierta en el proyecto (tanto financiera como ideológicamente) puede lograr razonablemente. Eso significa que si tus creencias personales coinciden con las del proyecto PIVX, también puedes participar como titular de un masternode. O puedes tomar un camino similar al que yo hice y unirte al proyecto con nada más que tus propias habilidades y compromisos para guiarlo.

Pensamientos Finales

Mi objetivo al escribir este artículo no era declarar al Proof-of-Stake cómo impecable o a prueba de balas. Habrá argumentos legítimos a favor y en contra y aquellos que no estén de acuerdo, muchas gracias por sus comentarios.El hecho de que Proof-of-Stake y PIVX han resistido al escrutinio del que somos objeto últimamente, demuestra lo fuertes que somos. Animo de todo corazón a cualquiera que tenga dudas sobre el Proof-of-Stake para que comente sus inquietudes. Además, si tienes algún argumento en contra o simplemente no te gusta el Proof-of-Stake, entonces,en todo sentido, puedes optar por apoyar alguna criptomoneda diferente, ya sea que use Proof-of-Work u otro modelo de consenso.El proyecto PIVX cree profundamente en el derecho de todos a la libertad y a la elección personal. Y si eso significa que eliges evitar el Proof-of-Stake, los miembros del proyecto como yo, respaldarán plenamente tu decisión. Pero nosotros, creemos que Proof-of-Stake es el modelo de consenso ideal para el mundo de las criptomonedas de hoy. Y esperamos continuar promoviendo lo que significa el Proof-of-Stake y lo que puede hacer por todos nosotros.

A %d blogueros les gusta esto: