El mundo se encuentra en un estado de pánico por inminente y funesto destino financiero, pero esta vez, las cosas serán diferentes. Con casi todos hablando de las consecuencias del brote viral en curso, creo que es un buen momento de que exploremos algunos de los posibles resultados negativos que podrían afectarte financieramente, y cómo podría mitigar o prevenir parte de ese daño. utilizando el poder de las criptomonedas como PIVX.

Durante la última crisis financiera del 2008, los Estados Unidos vieron caer a las bolsas de valores y los precios de los inmuebles prácticamente se evaporaron. Grecia fue golpeada particularmente fuerte. Fue tan serio que el gobierno incluso tomó dinero directamente de las cuentas bancarias de las personas. Lo que estamos viendo ahora en los EE. UU. Es un proceso conocido como flexibilización cuantitativa en el que la Reserva Federal comienza a imprimir dinero a manos llenas, principalmente para otorgar préstamos a grandes corporaciones que fueron demasiado irresponsables desde un punto de vista financiero como para estar preparados para una catástrofe financiera importante.

Si bien el caos financiero del 2008 ocurrió antes de la era de Bitcoin, esta vez las cosas serán diferentes. Nosotros, como individuos, tenemos el poder de almacenar nuestros activos y valor en algo que está más allá del control de las corporaciones, los gobiernos o la enloquecida impresión de moneda fiduciaria. Dado que solo estamos en los primeros días de la actual crisis económica, nadie sabe exactamente cuánto durará o por cuánto tiempo se sentirán sus impactos. Algunos podrían argumentar que la crisis financiera de 2008 todavía se siente hasta el día de hoy, mientras que otros pueden decir que, al menos, estuvo en la mente de las personas hasta por lo menos el 2016. Entonces, echemos un vistazo a cómo podemos usar el El Poder de las Criptomonedas y el Dinero Privado para superar esta crisis y escapar de ella, potencialmente más fuerte que antes.

Los Peligros de la Flexibilización Cuantitativa

Desde los primeros días de Bitcoin, Satoshi Nakamoto argumentó que una de las mayores debilidades de las monedas fiduciarias es que una vez que un gobierno se siente amenazado, se le incentiva a comenzar a imprimir efectivo lo más rápido posible. En algunos casos, esto puede tener un efecto positivo suponiendo que se gestione de manera inteligente y se haga con un propósito claro en mente.

Para aquellos que no están familiarizados con estos términos, la razón por la cual imprimir más dinero es peligroso es que cuanto más dinero se agrega a una economía, menos vale cada unidad de ese dinero. Recientemente, miembros del gobierno de los Estados Unidos han estado discutiendo el envío de cheques a todas las familias estadounidenses. A corto plazo, esto podría ser excelente, pero probablemente tendrá algunas consecuencias no deseadas a largo plazo.

Usemos a las criptomonedas como ejemplo. Supongamos que alguien crea una nueva criptomoneda y comienza a enviarla a todos de forma gratuita. Lo más probable es que esta criptomoneda no valga nada, o casi nada. Para aquellos de nosotros que hemos estado en el mundo de las criptomonedas durante al menos unos años, probablemente recordaremos que durante el auge de las ICO’s, recibimos docenas o incluso cientos de “airdrops” no solicitados en nuestras billeteras Ethereum. Es probable que tengas innumerables tokens Ethereum que actualmente no valen nada ya que provienen de proyectos que desde entonces han ido fracasando paulatinamente.

Si bien puede haber muchas razones para el fracaso de un proyecto, es fácil entender que si das algo gratis, eso significa que no vale nada. Hay excepciones a esto, pero en términos generales, algo regalado no es algo que valga la pena comprar o invertir. Los dólares estadounidenses son actualmente valiosos. Sin embargo, si una crisis lleva al gobierno de los Estados Unidos a imprimir infinitas cantidades de papel moneda, esto inevitablemente reducirá el valor del dólar estadounidense tanto a corto como a largo plazo.

¿Qué significa esto para nosotros? En pocas palabras, sería prudente poner parte de su riqueza o valor en activos que no se pueden imprimir o producir de forma ilimitada. PIVX, por ejemplo, tiene un proceso de “acuñación” completamente predecible, así como un medio por el cual el suministro se reduce con el tiempo (si no lo sabías, todas las comisiones de transacciones de PIVX se eliminan permanentemente, ya que no se pagan mineros). Por supuesto, esto no significa que deba poner todo su dinero en criptomonedas. Sería aconsejable diversificar su portafolio para que, si las monedas fiduciarias caen, sus criptomonedas tengan la posibilidad de no caer, o tal vez incluso de aumentar su valor con el tiempo. Este no es un consejo financiero, pero es un axioma ampliamente aceptado y comprobado de que la diversificación es una estrategia confiable para proteger sus activos en tiempos de incertidumbre.

La Necesidad de Privacidad Está en Aumento

Como se mencionó anteriormente, durante la crisis financiera griega, el gobierno de Grecia le dio a las cuentas bancarias de todos sus ciudadanos una «razurada» de la que no había escapatoria y de la que tampoco hubo advertencia. Esto puede suceder cuando mantienes tus valores almacenado en instrumentos susceptibles de manipulación mediante actos de corporaciones o gobiernos. Las criptomonedas, por otro lado, no están sujetas a ninguna fuerza externa. No se pueden reclamar, apropiarse, estar sujetos a un dominio eminente, etc. Ni siquiera los creadores de la criptomoneda tienen el poder de quitártela. Por ejemplo, los exchanges de Bitcoin vieron un gran aumento en el volumen durante esta crisis, el mayor porcentaje del aumento provino de clientes en Grecia.

En estos tiempos inciertos en los que estamos, la privacidad en un sentido matemático puro es algo que no se puede sobrevalorar. Es completamente posible que los bancos y los gobiernos realicen análisis de blockchain y otros medios forenses para determinar quién posee qué en los blockchain públicos tales como Bitcoin y Ethereum. Hasta ahora, el análisis de blockchain parece haber sido utilizado solo para perseguir criminales, lavadores de dinero y estafas fiscales. Sin embargo, si un país tiene una crisis financiera lo suficientemente aterradora, es razonable suponer que, en las condiciones adecuadas, es posible que reciba una carta en su buzón o una persona llamando a su puerta exigiendo la entrega de sus activos digitales.

Hasta donde sabemos, esto no ha sucedido antes, pero ha pasado mucho tiempo desde que tuvimos una amenaza de pandemia como la que estamos viendo hoy. Como resultado de esta prueba sobre la humanidad y sus sociedades, se abrirán muchos caminos nuevos. El hecho es que nadie sabe exactamente qué va a suceder, lo que significa que ser cauteloso y estar preparado para lo inesperado podría ser una buena elección.

Diversificar y Ser Paciente

El propósito de esta publicación no es tratar de asustarte o decirte que las criptomonedas como PIVX son la mejor solución para todo lo que te preocupa. Por el contrario, mi objetivo aquí es simplemente recordarte que esta vez las cosas serán muy diferentes de lo que sucedió en 2008 en los Estados Unidos y 2015 en Grecia. Nosotros, como sociedad global, estamos mucho mejor equipados para manejar la incertidumbre financiera.

Antes de la introducción de Bitcoin, las únicas opciones de instrumentos financieros para proteger nuestro valor se limitaban a cosas tales como metales preciosos, gemas y otros medios más esotéricos de almacenamiento de valor que son difíciles de comprar, almacenar y comercializar. Todo eso ha cambiado ahora. Esta vez, retener algunas criptomonedas privadas y anónimas podría ser una forma posible de ayudar a protegerlo a ti y a tu familia de lo que está por venir.

A %d blogueros les gusta esto: