});

Pareciera que siempre nos perdemos en los detalles, esto nos hace olvidar algunos de las bases sobre cómo funciona nuestro pequeño mundo. Una de esas bases fundamentales en particular que quiero discutir hoy es la tarifa de transacción.

¿Por qué las tarifas de transacción? El otro día estaba pensando en lo que se necesitaría para que se produjera la adopción generalizada de criptomonedas. Uno de los obstáculos que deberían ser superados es hacer que las personas comprendan la necesidad de las tarifas de transacción. Para los no iniciados en el tema, podrían parecer un codicioso cobro de dinero por parte de algún intermediario invisible que intenta obtener una parte de la acción. La verdad es que las tarifas de transacción son un mal necesario. Pero creo que el modelo de tarifas que utiliza PIVX es lo más cercano al ideal que podremos obtener, a menos que haya algún tipo de desarrollo tecnológico increíble que aún no hayamos descubierto. Así que sin más preámbulos, vamos a profundizar en las tarifas de transacción.

¿Por qué tenemos tarifas de transacción?

Hoy en día, las tarifas de transacción existen por una sola razón particular. Protegen a una red de ataques de spam potencialmente peligrosos y que podrían paralizar la red por completo. Usemos Bitcoin como ejemplo de criptomoneda, ya que usa el modelo tradicional de tarifa de transacción de Prueba de Trabajo (proof-of-work).

Si a las personas se les permitiera enviar bitcoins sin tarifa alguna, no habría nada que les impidiera enviar miles o incluso millones de transacciones inútiles y sin sentido de un lado a otro. Esto rápidamente atascaría la red en transacciones innecesarias que no servirían para nada y que no ayudarían a que Bitcoin creciera como moneda. Por el contrario, las transacciones tardarían horas, días, meses o mucho más tiempo en pasar.

Como Bitcoin no tiene una autoridad central para decidir qué transacciones son supuestamente buenas o malas, Satoshi Nakamoto creó un sistema en el que cada transacción que quiere tener alguna esperanza de pasar debe ir acompañada de una tarifa de transacción variable. Esta tarifa coloca las transacciones legítimas en la parte superior de la fila.

Si bien todavía es completamente posible enviar una transacción de bitcoin sin una tarifa de transacción adjunta, sus posibilidades de ser procesadas son efectivamente nulas. En algunos proyectos de prueba de trabajo, como Vertcoin, las transacciones sin cargo pueden realizarse si hay espacio vacío en un bloque próximo. Pero para una red tan ocupada como Bitcoin, esto es virtualmente inaudito.

El problema con la guerra de ofertas de tarifas de transacción

Sin embargo, rápidamente surge un problema cuando las tarifas de transacción se basan en el modelo del “mejor postor”. Específicamente, durante los períodos de alta demanda, las tarifas pueden salirse rápidamente de control y esencialmente hacer que la red sea inútil. Esto se vio durante el movimiento alcista de 2017, donde las tarifas de transacción de Bitcoin se dispararon de forma parabólica e hicieron que la red fuera realmente inútil para transacciones pequeñas pero legítimas.

Una situación similar se observó en la red de Ethereum cuando la popular aplicación de Ethereum kitties basada en blockchain dominó la red y causó que las tarifas de transacción explotarán de manera exponencial.

Ahora echemos un vistazo al modelo de PIVX y veamos cómo nuestro proyecto decidió abordar esta problemática. Sabíamos que no podríamos ofrecer transacciones completamente gratuitas, ya que esto dejaría a la red vulnerable ante el ataque de spam mencionado anteriormente. Sin embargo, también queríamos que las transacciones tuvieran el menor costo posible y que al mismo tiempo mantuviéramos el sistema protegido. Finalmente, no queríamos encontrarnos en una situación en la que las tarifas de transacción puedan ser demasiado caras. Este tipo de aumento en las tarifas de transacción puede causar un daño considerable a una marca, ya que hace parecer que las tarifas son demasiado altas, incómodas y difíciles de manejar como para ser útiles.

En lugar de optar por el modelo de mejor postor, el equipo de desarrollo de PIVX decidió implementar un modelo de tarifa plana en el que todas las transacciones cuestan exactamente la misma cantidad, es decir, 0.01 PIV (o menos de un centavo de USD). Con este modelo plano, la red está protegida contra ataques de spam, pero las micro-transacciones son todavía completamente factibles.

¿Quién recibe las tarifas de transacción?

Otra consideración importante al analizar las tarifas de transacción es quién se beneficia exactamente de ellas o las recibe.

En la red de Bitcoin, las tarifas de transacción van directamente a los mineros. Esto no es simplemente un incentivo para que los mineros continuen con la minería, además de recibir una recompensa por bloque minado. Estas tarifas de transacción también serán probablemente lo único que mantendrá la red funcional una vez que se haya extraído el último bloque de Bitcoin que contenga la última recompensa de bloque. En el documento original de Bitcoin, Satoshi Nakamoto predijo que para el momento en que se haya extraído la recompensa final del bloque, el valor de cada bitcoin individual podría ser lo suficientemente alto como para incentivar a los mineros a continuar con la extracción, incluso si su única fuente de ingresos son las tarifas de transacción.

Nakamoto describió esto y escribió: “Una vez que un número predeterminado de monedas ha entrado en circulación, el incentivo puede pasar por completo a las tarifas de transacción y estar completamente libre de inflación”.

El mismo sistema se aplica a Ethereum, donde las tarifas de transacción se pagan a los mineros. Si bien es completamente comprensible que los mineros deben ser incentivados por sus contribuciones a la red, como comenté en mi último artículo, la imparcialidad también debe ser un tema que se deba considerar.

Como PIVX es una moneda de prueba de participación (proof-of-stake) y no tiene mineros, el equipo de desarrollo creó un modelo económico completamente diferente al de Bitcoin o Ethereum.

Es sabido que el Bitcoin cuenta con un suministro estrictamente limitado de monedas que existirán. Si se pierde una cantidad de Bitcoin, el suministro total de Bitcoin se reduce permanentemente. PIVX, por otro lado, utiliza un modelo de emisión constante en el que no hay límite para el número de PIV que pueda existir.Este tipo de modelo de emisión viene con un problema obvio. Si la cantidad de PIV que puede existir es ilimitada, ¿cómo puede ser una reserva de valor? Para comprender mejor este concepto, imagina lo que sucedería si cada año se fabricaran y comercializaran en el mercado 10 millones de toneladas adicionales de oro. Esto haría del oro un recurso ilimitado; por lo tanto perdería su valor debido a la pérdida de la escasez. Las criptomonedas funcionan de la misma manera.

PIVX tiene una atractiva solución para este rompecabezas, y se presenta en forma de cómo se manejan las tarifas de transacción. En lugar de otorgar estas tarifas de transacción a los mineros, o en nuestro caso, a los stakers, todas las tarifas de transacción se queman (burned). “Quemado” (Burned) significa que la tarifa de transacción se destruye permanentemente y, por lo tanto, el suministro de PIV en el mercado se reduce.

La idea es que a medida que aumenta la demanda de la red, aumentará la cantidad de PIV que se destruyen a través de las tarifas de transacción. Esto servirá inicialmente para frenar la expansión de la oferta de PIV en el mercado. Eventualmente, actuará como una función estabilizadora y, finalmente, una función deflacionista (o de reducción de la oferta). Incluso es concebible que si en el futuro la demanda de transacciones PIVX es similar a la de bitcoin en la actualidad, la oferta de PIV en el futuro sea mucho menor de lo que es actualmente.

A la espera del gran momento

En la red de Bitcoin, las tarifas de transacción aumentan sustancialmente en períodos de alta demanda. Esto se hace así para que existan menos transacciones y la red no se atasque. Pero como mencioné anteriormente, esto causa un problema obvio: en períodos de alta demanda, la red de Bitcoin puede resultar demasiado costosa para muchas transacciones pequeñas. Al día de hoy ya existen soluciones a este problema y se basan en lo que se conoce como tecnologías de segunda capa. El más popular de los cuales es conocido como Lightning Network.

El objetivo de PIVX, sin embargo, es poder admitir una cantidad razonablemente alta de transacciones sin tener que depender de tecnologías externas. En la actualidad, ¿podría PIVX soportar tantas transacciones como Bitcoin sin depender de soluciones de segunda capa?

Actualmente, PIVX admite un máximo de transacciones por segundo, o TPS, de 173. Se basa en un bloque de 2MB cada sesenta segundos. Con un TPS de 173, eso significa que PIVX podría admitir hasta 10,380 transacciones por minuto, o 622,800 transacciones por hora. Como PIVX es un proyecto que cuenta con un equipo de desarrollo activo, el proyecto puede crecer a medida que nuestras necesidades cambian.

Pensamientos finales

Volviendo a mi declaración inicial sobre cómo ayudar a aquellos que son nuevos en las criptomonedas a entender las tarifas de las transacciones, creo que el hecho de que PIVX tenga una tarifa baja y plana que siempre es predecible puede hacer toda la diferencia.

En lugar de tener que explicarle a un nuevo usuario que su transacción puede costar desde menos de un centavo a más de un dólar o más en función de algo que puede no ser obvio, un nuevo usuario de PIVX solo necesita saber que cada transacción cuesta 0.01 PIV No importa lo que esté pasando en la red. No solo eso, sino que esas tarifas de transacción en realidad ayudan a aumentar el valor de cada PIV en la red, ya que las tarifas se queman (eliminan), no se transfieren a una empresa minera industrial que ejecuta miles de máquinas ASIC en el otro lado del mundo, ni nada por el estilo.

Y no solo los costos de transacción de PIVX son asequibles y predecibles, sino que hacen conforme pase el tiempo, que  cada PIV que poseas se haga mucho más valioso.

 

A %d blogueros les gusta esto: